Realizar un trabajo de SEO no solo implica generar artículos, señales sociales, comentarios o solicitar la inclusión en directorios (y en algunos casos ni esto).

Realizar un buen trabajo para posicionar una web implica el tener una buena selección de keywords, el observar el comportamiento y fortaleza de los competidores y el mejorar cierto tipo de acciones internas tendentes a seguir los sabios consejos de Google para posicionar mejor.

Desde un aspecto integrista vale con esto último y esperar a que nos caigan enlaces de calidad gracias a que nuestro contenido es espectacular, aunque los que nos dedicamos a esto siempre nos preguntamos cómo conseguir que un palacio en medio de un nutrido bosque, sin carreteras de acceso, oculto a la vista y que no figura en los mapas sea visitado.

Cómo aplicar las métricas a casos concretos en SEO

De todo lo que aquí vamos a comentar la principal conclusión es que hay que tener claros una serie de criterios y que ciertos valores nos ayudan a situarnos no en el plano concreto, pero si en un entrono aproximado, en niveles de posición y competencia que podemos abordar en diferentes keywords.

Por ejemplo, hemos hablado de la venta de marisco online. Si creamos una tienda que venda buen marisco, buenas cigalas, buenas gambas, hacemos una inversión, ponemos pasarelas de pago, etcétera, y no aparece en Google y en teoría no va a aparecer hasta que nos enlacen… ¿Cómo conseguimos que alguien nos vea para que nos enlace gracias a nuestro genial marisco online o nos localice como abogados matrimonialistas?

Sí, la solución de Google es clara: pagando. Entonces aparecerás en Google Adwords, al gente te verá, te enlazará y así conseguirás aparecer en búsquedas orgánicas. Muy propio de fábulas en las que el bien siempre gana, en este caso abogados o catering gourmet.

Como tampoco apostaremos descaradamente en un blog por hacer un SEO totalmente blanco ni totalmente negro, sí vamos a mostrar alguno de esos elementos que nos pueden ayudar a comprobar la fortaleza de nuestra web en determinados parámetros para saber  qué podemos aspirar y con quién podemos competir.

Algunas métricas a tener en cuenta en SEO

Si hablamos de la fuerza de una página mucas veces estamos en medio de un conjunto de siglas, de cánones, de métricas que no llegamos a procesar del todo.

Vamos a ver un ejemplo. Aquí sabemos que si buscamos la keyword Terapia psicológica en Valladolid estamos analizando, en primer lugar, el volumen de tráfico potencial generado en base a las búsquedas en meses anteriores.

Con ello hacemos una previsión en base a elementos pasados de lo que puede ser el futuro (exactamente lo que no se recomienda pero también se hace en bolsa). Vemos si terapia psicológica madrid, terapia en Madrid, psicología madrid y palabras similares pueden o no ser más adecuadas en base a tráfico potencial y competencia.

Si por contra queremos ver si una página dedicada a la construcción de jardines tiene suficiente fuerza en función de lo que tiene su competencia, ¿Qué métricas debemos usar?

Qué utilizamos para medir la fuerza

Lo que ya no vale: el Pagerank

Para empezar, el más utilizado hace un tiempo era el Pagerank. Nacido de las entrañas de Google no se habla de Pagerank por page=página, sino porque quien lo registró fue Larry Page, uno de los fundadores de Google.

A pesar de que todavía en algunos sectores se utiliza este parámetro hay que decir que hace más de un año que no se actualiza y que el propio Google lo ha dejado de lado como elemento de referencia.

Por tanto, la clave es clara: si Google no lo renueva y no lo utiliza públicamente, este sistema no nos vale.

Autoridad de Dominio y Autoridad de Página

Dos criterios que utiliza Moz y que se han expandido a gran velocidad como referentes son la autoridad de página (PA) y la autoridad de dominio (DA). Uno, el PA; fija la autoridad de una página concreta. Otro, el DA, fija la autoridad de un dominio completo.

Ambos oscilan entre 1 y 100, y niveles superiores a 15 suelen ser aceptables.

Vamos a comprobar dos lugares donde celebrar bodas: una masía que ofrece catering de bodas en Barcelona y una finca de bodas en Madrid.

Estas son las dos métricas que nos aparecen:

a las que se añaden otro niveles como la confianza  y el Moz Ran, un ranking propio de Moz.

Esta es la información con respecto al dominio:

En el que vemos datos similares esta vez referenciados al dominio.

Esta es una de las claves, pero solo una, a la hora de abordar un posicionamiento en internet.

Junto a estas métricas hemos de configurar otras que nos señalen la importancia de los enlaces que recibimos, de carácter de fuerza y demás elementos.

Así, tenemos las claves puestas por ahrefs. Este es el caso de los mariscos de Huelva de del sur selección:

En el que observamos los niveles de URL Rank, similares a lo que entenderíamos por PA, y de Ahrefs Domain Rank, similares a los que encontraríamos en el DA, tanto en Windows 7, 8.1 o Windows 10.

Por tanto, estamos ante dos ejemplos claros de técnicas de medir a los que se unirían los de otros elementos como Majestic a través de sus propios criterios que se basan en el TF y CF y que vendrían a añadir dos puntos más que considerar.

Qué métricas escoger

Como vemos son muchos, son variados y cada uno tiene los suyos. No es conveniente tener una métrica, tenerlas todas o tener ni siquiera una media ponderada. Cada caso es un mundo y con estas métricas ni siquiera nos sirve para adivinar el posicionamiento global para un determinado grupo de palabras clave o una palabras clave o keyword concreta.

La principal conclusión que obtenemos es que, si nos vamos a los resultados de google y buscamos fincas de bodas en Madrid, comprar bolsos de piel, software Windows 7 Ultimate o cuestiones similares los que tienen valores más altos no tienen por qué ser los que encabezan los rankings.

Esto puede resultar casi chocante, cuando la verdad es que no debemos dejar de lado que Google cuenta con 200 factores muchos de ellos internos. Las métricas que aquí utilizamos no son una ciencia exacta, aunque sí ayuda, y mucho, para conocer cuáles son los perfiles de aquellos que se configuran como nuestros competidores.