Lo primero que hay que saber en marketing online

Cuando alguien desarrolla un trabajo de posicionamiento web siempre espera que el resultado catapulte a una web (a cualquier web) y además que lo haga en los términos que más tráfico potencial pueden generar.

Suele ser común, especialmente entre gente que carece de toda la información necesaria, el que se pretenda con unos pocos cientos de euros gastados (que no invertidos) en una web el pretender que por otros pocos cientos de euros (por no decir decenas) se coloque a esos textos con imágenes que a duras penas alguien podría llamar páginas compitiendo directamente con los grandes del sector. Por ejemplo, la tienda de casa Pedro Salcedo es difícil que compita con El Corte Inglés.

Es por ello que una de las principales funciones de un consultor de marketing online, antes incluso de hacer su trabajo específico, es la de mostrarle al cliente potencial que ni el marketing en Internet es magia ni aquí se regala nada.

Los resultados en internet, al igual que en cualquier otro canal offline implican inversión, y no pocas veces será la inversión la que determine el grado de ganancia en la red.

Lo que debemos conocer del SEO

El SEO, como el marketing online en general, tampoco se basa en magia, hechizos o conjuros. Google sigue un algoritmo que tiene 200 criterios, los aplica matemáticamente y en base a ello salen unas u otras posiciones. Ni más, ni menos.

El posicionamiento web parte de hechos objetivos, siendo el principal la web que queremos posicionar. No todas las webs pueden posicionar arriba del todo para todas las palabras.

Así, una web con un mal nombre de URL, mal configurada, mal construida, con pocas páginas, con pocos textos, con imágenes mal configuradas y demás elementos negativos no se puede posicionar para la práctica totalidad de las keywords.

Y si hablamos de «hacer reformas» y cambiar una web hablamos de posicionar otra cosa diferente. Por ello es esencial saber con la web que queremos posicionar hasta dónde, dándose una serie de hechos y de factores se puede llegar. Por ejemplo, con viviendas o casetas en León o Zaragoza podemos posicionar muy fácilmente por casas prefabricadas de madera, fácilmente por casas prefabricadas, pero difícilmente por casas.

Por tanto, lo primero que hemos de ver es en qué escala puede competir una web dadas sus características; algo así como el boxeo o el atletismo.

Depende de tu físico así puedes plantearte cierto tipo de actividades, y al igual que un peso pluma no debe competir contra un peso pesado o una persona muy gorda no está preparada para realizar salto de altura ciertas webs, por sí mismas, no pueden competir en ciertas palabras clave.

Por qué sube o baja una web en Google

Hemos de partir de nuevo de un hecho básico: hay 200 factores, factores a los que google asigna un porcentaje y que no son estáticos, sino dinámicos. Uno de esos factores es la antigüedad de dominio. Un dominio antiguo tiene más fuerza que uno nuevo.

En un determinado día pueden en los otros 199 factores estar más o menos parejos con una ligera ventaja hacia el dominio nuevo. Pero basta que google a los 10 minutos pondere un poco más la antigüedad para que se dé la vuelta a la tortilla y el dominio viejo supere al nuevo.

¿Por qué? Porque Google ha cambiado los porcentajes de algunos parámetros de su algoritmo, asi que no es necesario acudir al psicólogo para encontrar una respuesta.

Pues bien, este tipo de acciones google las realiza prácticamente a diario así que sí, ninguno de ellos cambia su web, genera links ni realiza acción alguna de SEO interno o externo. Pero cambian de puesto.

Algunos criterios que parecen contrapuestos

Google asigna a los artículos nuevos un porcentaje de fuerza que se va perdiendo con el tiempo, pero a su vez asigna un porcentaje de puntos a las páginas por su antigüedad. Así, estos dos factores que parecen contraproducentes pueden en un determinado momento provocar, y de hecho es normal que así suceda, caídas a las tres-cinco semanas de que un artículo / web se pone en marcha.

Por esta razón hay que tener en cuenta que en determinados momentos nuestra web va a perder ciertos elementos de fuerza por el carácter temporal. Ojo con ello, porque si estamos posicionados por comprar lotería de navidad es muy posible que el día que salga el gordo los periódicos copen las 30 primeras posiciones de google, y si estábamos en primera página, nos vayamos al puesto 40 perfectamente.

¿Qué hemos hecho mal? Nada. Es similar a la web https://psicologosenleon.net para psicólosos en León.

Otro elemento con el que pocas veces se cuenta es la competencia: sí, también se mueve y hace SEO consciente o inconscientemente.

Un cambio de textos, añadir páginas, poner una imagen o simplemente no hacer nada y ganar tiempo en la red hace que nuestra competencia se mueva y, en un determinado momento pueda sobrepasarnos sin que nos enteremos.

Con todo nuestro caso es claro: si alguien quiere posicionarse en Google debe saber con quién se enfrenta, cuánto puede ganar y cuánto debe invertir para lograr esas ganancia.

Le posicionamos en Google – haga clic aquí